¿Somos salvos por gracia o por obras?


http://www.miapic.com/somos-salvos-por-gracia-o-por-obras

Artículo proviene de la Pag Web de: MIAPIC es un ministerio cristiano conservador basado en las enseñanzas de la Biblia (66 libros, excluyendo los libros apócrifos).

Por, Matt Slick

  1. Por gracia
    1. Efesios 2:8-9: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.”
    2. Romanos 3:20, 28: “20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. 28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”
    3. Gálatas 2:16: “sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.”
  2. Por obras
    1. Santiago 2:24: “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.”
    2. Mateo 19:16-17: “Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? 17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.”

Dios no quiere una fe que sea vacía e hipócrita. Santiago 2 está hablando acerca de aquellos que “dicen” que tienen fe pero no tienen obras. Por lo tanto, las personas no pueden decir si son o no verdaderos creyentes debido a que no llevan fruto. Esta clase de fe es inútil y no es una fe salvadora. La verdadera fe da como resultado verdaderas obras.

Si una persona guarda todos los mandamientos, parecería que pudiera obtener la vida eterna. Sin embargo sabemos que nadie puede guardar todos los mandamientos. Por lo tanto, esta es la razón por la que Efesios 2:8 dice que somos salvos por gracia por medio de la fe. Romanos 3:20, 28 y Gálatas 2:16 también nos dicen que nadie es justificado delante de Dios por la Ley; o sea, por las obras que alguien pueda hacer.

No existe por lo tanto contradicción cuando examinamos los contextos. Somos justificados por fe, pero esa fe debe ser viva (Santiago 2). La Ley no nos puede salvar ya que somos incapaces de guardarla en su plenitud. Concluimos por lo tanto, que la salvación es por gracia a través de la fe.

¿Somos justificados por fe (Romanos) o por obras (Santiago)?

Por, Matt Slick

Romanos:

  • 3:2: “ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él…”
  • 3:28: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”.
  • 4:3: “Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia”.
  • 4:5: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.
  • 5:1: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.”

Santiago:

  • 2:24: “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe”.
  • 2:26: “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”.

Entonces: ¿Somos justificados por la sola fe o por las obras?

¿Se contradice la Biblia?

En lo absoluto. Es una creencia fundamental cristiana que somos justificados por la sola fe. Justificación significa que Dios declara a un pecador como justo. Esto lo hace al acreditarle, al imputarle la justicia que Jesús pagó por el pecador. Y esto se hace por la fe. O sea, cuando el pecador a través del Espíritu Santo coloca su fe en el sacrificio de Jesús y cree en Él y no en sí mismo para justificarse delante de Dios, Dios lo justifica a él: “Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia” (Romanos 4:3). Pero si la Biblia enseña que somos justificados por fe, ¿enseña también que somos justificados por obras como “pareciera” que dice Santiago? ¿Tenemos una contradicción? La respuesta es no.

El contexto lo es todo

Es erróneo tomar un versículo y leerlo fuera de su contexto para después intentar desarrollar una doctrina de ese sólo versículo. Por lo tanto, vamos a echar un vistazo al contexto de Santiago 2:24 el cual dice que un hombre es justificado por obras. Santiago 2 tiene 26 versículos: Los versículos del 1 al 7 nos instruye a no mostrar favoritismo. Los versículos del 8 al 13 son comentarios acerca de la Ley. Y los versículos del 14 al 26 tratan acerca de la relación entre la fe y las obras:

  • 14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? 17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras. 19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? 21 ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? 23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios. 24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe. 25 Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? 26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”.

Note que Santiago empieza esta sección usando el ejemplo de alguien que dice tener fe (v.14). Inmediatamente entonces da un ejemplo de lo que es la fe verdadera y la falsa. Empieza con la negativa y demuestra lo que es una fe vacía (vv. 15-17). Entonces Santiago da un ejemplo del tipo de fe que no es muy diferente a la fe de los demonios (v.19). Finalmente, él da ejemplos de una fe viva al mostrar a Abraham y Rahab como el tipo de personas que demostraron su fe por sus obras.

Santiago está examinando dos clases de fe: una que lleva a obras piadosas y una que no. Una es verdadera y la otra no es fe en sí. Una está viva, la otra muerta; por lo tanto, “la fe sin obras es muerta” (Santiago 2:20).

Esta es la razón por la que en la mitad de esta sección de fe y obras, Santiago dice en el versículo 19: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Santiago dice esto debido a que los demonios creen en Dios, esto es, ellos tienen fe, pero la fe de ellos es inútil. Esto no resulta en obras apropiadas. La fe de ellos es sólo un conocimiento mental de la existencia de Dios.

Ascentia y Fiducia

Vale la pena introducir aquí dos palabras: Ascentia y Fiducia.

  • Ascentia es expresar el consentimiento/reconocimiento mental de la existencia de algo. Los demonios reconocen y creen que Dios existe.
  • Fiducia es más que el reconocimiento mental. Involucra un creer en algo, un entregarse a ese algo, una creencia y aceptación completa de algo. Esta es la clase de fe que un cristiano tiene en Cristo.

Por lo tanto, un cristiano tiene fiducia; esto es, tiene una fe real y cree en Cristo, no sólo un conocimiento de que Él vivió en la tierra en una época determinada. Otra forma de establecer esto es que hay muchas personas que creyeron que Jesús vivió: Ascentia. Pero ellos no creen que Él sea el salvador de ellos, aquel a quien deben mirar y creer para el perdón de sus pecados.

Ascentia no lleva a obras; mientras que fiducia sí lleva a obras. Ascentia no es del corazón; fiducia lo es.

¿Qué está diciendo Santiago?

Santiago está simplemente diciendo que si Ud. “dice” que es cristiano, debería entonces haber algunas obras manifestadas de acuerdo a su fe. Si no es así, su fe es falsa. Este pensamiento encuentra eco en 1ª Juan 2:4: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él”.

Aparentemente, había personas que estaban diciendo que eran cristianas, pero no manifestaban el fruto del cristianismo. ¿Puede esta fe justificar? ¿Puede la fe “muerta” producir cambio en él/ella? ¿Producir obras buenas delante de los hombres y de Dios y continuar siendo una fe que justifica? Definitivamente no. No es simplemente suficiente decir que Ud. cree en Jesús; Ud. debe realmente creer y confiar en Él. Si es así, entonces, demostrará esa fe en una vida cambiada y piadosa. Si no es así, su confesión no tiene más valor que la misma confesión que los demonios hacen: “Creemos que Jesús vivió”.

Note que Santiago realmente está citando a Pablo quien sostiene la enseñanza de la justificación por fe (Romanos 4:3). Santiago 2:23 dice: “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios”. Si Santiago estaba tratando de enseñar una doctrina contraria a la de fe y obras enseñada por el resto de escritores del Nuevo Testamento, entonces, no hubiera usado a Abraham como ejemplo.

Por lo tanto, somos justificados por la fe. Esto es, somos hechos justos a los ojos de Dios por la fe como se demuestra ampliamente en Romanos. Sin embargo, esa fe, si es verdadera, resultará en obras de acuerdo a la salvación. Después de todo, Dios dice en Efesios 2:8-10:

  • “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

Acerca de elfaroestaencendido

En este blog encontrarás información sobre las actividades, recursos, servicios e instalaciones de la Iglesia Evangélica Faro de Luz en Mayagüez. Únete a la discusión y déjanos saber tus impresiones. Este espacio, de elfaroestaencendido es para que te enteres de las últimas noticias, seminarios, talleres, congresos, simposios, conversatorios y adiestramientos llevados a cabo por los miembros y feligreses de la Iglesia. El “Blogs” te proveerá las herramientas adecuadas para iniciar o completar el conocimiento de todo lo que quieras saber y de los últimos acontecimientos a la luz de la palabra de Dios. Un faro encendido en Mayaguez para alumbrar a todos los extraviados, tristes y sin esperanza Nuestra Visión: Somos una iglesia con propósito. Queremos impactar nuestra ciudad; levantando estructuras para edificar hombres nuevos, mediante los principios de la palabra de Dios, el amor de Jesucristo y el poder del Espíritu Santo. Nuestra Misión: Llevar a las personas al conocimiento de Jesucristo y a la madurez espiritual creciendo en los cinco principios de una iglesia con propósito: Adoración, Compañerismo, Discipulado, Servicio, Evangelización. Un faro encendido para alumbrar a todos los extraviados, tristes y sin esperanza.
Esta entrada fue publicada en Dios, Espíritu Santo, Estudio Biblico, Evangelizar, Familias, Iglesia, Información, Jehová, Jesucristo, Jovenes, Matrimonios, Predicaciones, Uncategorized, Vida. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Somos salvos por gracia o por obras?

  1. Jose Arroyo dijo:

    Con el debido respeto, tengo duda con respecto a las conclusiones del Sr. Matt Slick, que me gustaría confirmaran o aclararan. Por ello, quiero citarle y parafrasear sus conclusiones.

    Corríjame si entiendo la conclusión. Primero, el concluye que, “…si Ud. “dice” que es cristiano, debería entonces haber algunas obras manifestadas de acuerdo a su fe.” Luego dice que, “…demostrará esa fe en una vida cambiada y piadosa.” Y finalmente dice que, “…esa fe, si es verdadera, resulta acuerdo a la salvación…”

    Si entiendo bien, aunque que la justificación es por fe, las obras (vida cambiada y piadosa) son el resultado de la justificación/salvación que vino a través de la fe. En otras palabras, aquel que profesa tener fe debe probar, dar muestra o evidencia de que es salvo o que es justo mediante el reflejo de una vida cambiada y que hace obras piadosas. ¿Correcto?

    Le agradeceré su contestación.

    Respetuosamente,

    José

    Me gusta

    • Bendecido Hermano:

      Su aseveración; “Si entiendo bien, aunque que la justificación es por fe, las obras (vida cambiada y piadosa) son el resultado de la justificación/salvación que vino a través de la fe. En otras palabras, aquel que profesa tener fe debe probar, dar muestra o evidencia de que es salvo o que es justo mediante el reflejo de una vida cambiada y que hace obras piadosas.”

      La aseveración analizada por usted, esta correcta. Por que por la fé somos hechos hijos de Dios, nueva criatura, redimidos por la sangre de Cristo, salvos. Pero esa fé debe ser -permítaseme el término- “fe salvífica”, NO cualquier fe, NO sencillamente un “..si, creo..”. Si esa fe es “sincera” a los ojos del Señor, produce un “sacudón” en nuestro espíritu. Para los que la hemos vivido, sabemos lo que significa entonces tener “un encuentro personal con Jesucristo”.

      Esta “FE SALVÍFICA” es la fe verdadera. Esa fe verdadera es una fe renovadora, que cambia nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, que late al ritmo del amor del Señor, derramado en nosotros. Ese cambio y el nacer de nuevo; hará que esa persona, haga buenas obras por su prójimo.

      Por tal motivo, las “buenas obras” para el cristiano no son un medio para merecer la salvación sino una consecuencia del nuevo nacimiento, obrado en su ser a causa del bautismo en el Espíritu Santo. No son una imposición o penitencia, sino que son parte de la naturaleza de todo hijo de Dios. No son un “impuesto cotidiano” para seguir “mereciendo” la salvación una vez recibida.

      Por tal motivo, las “buenas obras” para el cristiano no son un medio para merecer la salvación sino una consecuencia del nuevo nacimiento. Dicho de otra manera, si un cristiano no es obrador de bien, entonces nunca experimentó la verdadera conversión de su corazón de piedra, y por lo tanto su salvación se encuentra seriamente cuestionada.

      Analicemos el tema desde las 4 opciones posibles:

      1. Tengo Fe y tengo OBRAS: Es el caso del verdadero cristiano, nuevo hombre, regenerado en Cristo Jesús, y agradable a los ojos de Dios Padre.

      2. Tengo FE y NO tengo OBRAS: Es el caso de una fe defectuosa. Esta clase de fe no es suficiente para ser agradable a Dios. Tiene peligrosa cercanía con la opción 4 de esta serie.

      3. NO tengo FE y tengo OBRAS: De esta opción podemos decir 2 cosas. a) Sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:5) y b) tengo varios amigos ateos que son buenas personas y viven haciendo el bien. Solo con el punto a) nos alcanza para afirmar que con esta actitud no somos agradables ante los ojos de Dios.

      4. NO tengo FE y NO tengo OBRAS: Enemistad y lejanía de Dios. Desagradable a Sus ojos.

      Somos Justificados por medio de la fé en Cristo y Salvos solo por Gracia. No hay ninguna obra que haga al “humano” ser merecedor de la Salvación. Solo la entrega sincera de nuestra vida y nuestro corazón a Jesucristo. Y el Señor no puede ser engañado. Él revela nuestros sentimientos mas profundos porque escudriña nuestros corazones, y en definitiva Él es quien Justifica. No existe ningún acto ritual o sacramento que por el solo hecho de efectuarlo nos haga merecedores de la Salvación. Ahora bien, el verdadero cristiano transformado por esa fé, dará frutos. Estos frutos son las obras de bien, que testificarán y darán Gloria a Dios, delante de los hombres en la Tierra. Las obras son concecuencia de ese cambio y entrega a Jesucristo. Porque si no tenemos amor por el prójimo; de nada nos sirve, hablar sin accionar. Tenemos que ser agente de cambio, y accionar en el amor de Dios para cambiar este mundo de oscuridad. Por que somos la sal y la luz, en esta Tierra. Tenemos que seguir nuestro modelo que es la vida de Jesucristo, plasmada en la Palabra de Dios (Biblia). ¿Esperamos haberle aclarado su duda? Dios le bendiga. Amén.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s